Etiquetado: Regulación

Reportaje en Valor Afegit de TV3: ¿Debe regularse el consumo colaborativo?

Completo reportaje sobre economía colaborativa y regulación emitido en el programa de información económica Valor Afegit de TV3 el pasado 4 de junio.

El programa, en el que he tenido ocasión de participar, analiza aspectos legales relacionados con servicios de turismo P2P, alojamientos turísticos y ride-sharing. Igualmente se incluyen diversas gráficas explicativas con información de interés sobre el número de viviendas turísticas existente en Cataluña o las diversas clases de impuestos que deben ingresarse por servicios de alojamiento turístico.

En el reportaje participan, entre otros, Gloria Molins, fundadora de Trip4Real, Albert Cañigueral, conector de OuiShare para España y Latam, Marian Muro, Directora General de Turismo de la Generalitat, Ana Aguilar, Portavoz de Uber, y Pere Padrosa, Director General de Transporte y Movilidad de la Generalitat.

http://www.tv3.cat/videos/5117331/Cal-regular-el-consum-collaboratiu

Valor

 

 

Anuncios

Hablando de economía colaborativa y Derecho en RAC1

Hablando de economía colaborativa y Derecho en RAC1

El pasado domingo 18 de mayo participé con Albert Cañigueral responsable del portal Web, Consumo Colaborativo, y conector para España y Latam de OuiShare, en el programa de radio de RAC1 dirigido por Marta Cailà, Via Lliure. Durante un buen rato hablamos sobre la economía colaborativa y sus oportunidades, así como de los retos legales a los que tiene que hacer frente. Concretamente se abordaron dos temas de actualidad como la problemática que está generando Uber con su lanzamiento en España, con aportaciones de Pere Pedrosa, Director General de Transportes y Movilidad de la Generalitat de Cataluña y Luis Berbel, responsable del Sindicat del Taxi de Catalunya, y la limitación de los arrendamientos turísticos en Cataluña que impactan negativamente al intercambio y arrendamiento de casas entre particulares ofertados en plataformas como AlterKeys o Airbnb.

De la variedad de temas tratados en el programa, destacaría el debate con la entrevistadora sobre si actividades como el ride-sharing o el alquiler de viviendas entre particulares representan actualmente una infracción de la normativa aplicable. Cuestión que no tiene una respuesta sencilla, ya que, aunque algunas partes implicadas lo vean así, no hay unicamente dos posibles respuestas, legal o ilegal, en este debate sobre el encaje de actividades disruptivas del ámbito digital. Entre ambas opciones existe un espacio no regulado y por tanto alegal que es necesario definir y abordar legislativamente entre los actores implicados, tanto Administraciones como empresas y usuarios. A pesar de que haya negocios P2P con cierto grado de concurrencia con actividades tradicionales, la realidad es que los primeros no responden a la definición y tipologías previstas en la normativa aplicable a las segundas. Un buen tema de debate sin duda.

Más radio, este lunes día 19 de mayo en el programa de Radio 3 “Hoy empieza todo” se ha hablado de nuevas modalidades de transporte P2P en Barcelona y en el resto de España con declaraciones de, entre otros, Uber, Blablacar, Fenebus y representantes del colectivo del taxi.

Airbnb plantea soluciones para recaudar impuestos

Imagen

 

Tomar la iniciativa, esa parece ser la línea de actuación a seguir por Airbnb dando soluciones para encajar en la legalidad y operar con la mayor seguridad jurídica. Encaje que parece ya haber conseguido a nivel social si observamos los informes de impacto económico que generan los servicios de compartir viviendas en diversas ciudades, entre ellas Barcelona.

Ante el vacio legal y no cumplimiento de obligaciones fiscales por parte de sus anfitriones, David Hantman, responsable de public policy de la compañía, acaba de anunciar que, si la normativa fiscal de la ciudad y Estado de Nueva York se clarifica y adapta al tipo de alquileres ofertados por sus usuarios, se contribuiría con unos ingresos fiscales de alrededor de 21 millones de dolares al año. Para ello Airbnb propone encargarse de recaudar las tasas aplicables a la actividad prestada por sus anfitriones cada vez que se realice una reserva en la plataforma por los huespedes, procediendo la propia empresa a su ingreso ante las autoridades tributarias competentes. Todo ello en línea con los programas piloto que la empresa está implementando en otras ciudades estadounidenses como Portland o San Francisco.

Esta propuesta tiene relevancia porque muestra una posible solución a uno de los principales problemas que afectan a la economía colaborativa, especialmente en el segmento de alquileres temporales de primera vivienda entre particulares, como es el cumplimiento de las obligaciones fiscales por la actividad económica que generan los peers. Sin embargo,observando el caso de NY,  cabe preguntarse sobre la necesidad de evaluar si el actual régimen fiscal, la tasa hotelera establecida en dicha ciudad es de un 14,75% sobre el precio de la reserva, podría aplicarse sin excepciones a la actividad que un particular, y no una empresa, realiza, o bien, avanzar en la definición de un concepto de servicio de alojamiento no previsto hasta el momento en la legislación de ese Estado.

Desde una perspectiva general de la economía colabotativa, y a pesar de ser una decisión singular dirigida al negocio de Airbnb en Nueva York, esta iniciativa apunta hacia un modelo regulatorio para actividades P2P que parece efectivo para este tipo de entornos digitales, como es; una combinación de la normativa aplicable, en la que necesariamente haya un marco regulatorio que tipifique estas actividades, y el establecimiento de acuerdos de autorregulación por las propias plataformas. Este planteamiento de regulación puede ayudar a superar las críticas de las industrias tradicionales y la desconfianza de los poderes públicos por el dificil control y trazabilidad de estos servicios. Son de especial interés los artículos de Javier Creus, La Economía Colaborativa tamién necesita sus leyes, y de Albert Cañigueral, 7 claves para la regulación del consumo colaborativo, así como el artículo del pasado marzo de Arun Sundararajan en su blog del New York Times, en los que se analizan soluciones para legislar de la forma más adecuada este movimiento.